Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), en los países donde las mujeres tienen acceso a abortos autorizados, la probabilidad de muerte como consecuencia de este procedimiento es de 1 por cada 100.000 mujeres.

En algunos países de Latinoamérica, el aborto se prohíbe, incluso cuando la vida de la madre está en riesgo: El Salvador, Nicaragua y República Dominicana son algunos de los países más estrictos con el tema.

Leer más: ¿Qué es el método del ritmo y como se calcula?

En Argentina, si bien se legalizó el divorcio y recientemente el matrimonio homosexual, el aborto es un tema delicado con una gran influencia católica.

Leer más: ¿Es seguro usar Cytotec?

Sin embargo, en Colombia el tema es un poco más flexible, pues si bien es el país del “Sagrado corazón”, con muchos adeptos a la religión católica, la ley respalda a las mujeres bajo casos específicos, desde el año 2006 la Corte Constitucional despenalizó el aborto en tres circunstancias, bajo la Sentencia C-355 del año en mención.

Cuando la vida o la salud de la mujer está en peligro

Según la Organización Mundial de la Salud, una mujer goza de buena salud cuando tiene un estado de  bienestar físico, mental y social, por lo que estás tres dimensiones deben ser esenciales para determinar el impacto de un embarazo.

La legislación se basa en las afectaciones físicas que la madre puede tener y más aún si su vida está en riesgo, pues en ocasiones enfermedades crónicas o embarazos con alto grado de complicación, pueden incluso llevar a la muerte de la mujer.

Leer: ¿Qué es el método del ritmo y como se calcula?

Por otra parte, los problemas relacionados con la salud mental podrían ser considerados como un peligro para la vida o la salud de la mujer, y también son tenidos en cuenta a la hora de aprobar un aborto.

Según la Corte, el embarazo puede ser causal de “situaciones de angustia severa o incluso graves alteraciones síquicas que justifiquen su interrupción según certificación médica”.

Leer: Píldora del día después: lo que nadie nos ha advertido sobre su uso

Cuando existe grave malformación del feto

Según la Corte Constitucional, el aborto es legal cuando existe una malformación grave que impida el desarrollo de un embarazo. En los casos donde la enfermedad puede curarse una vez nazca el bebé, no es permitido el procedimiento.

Es preciso aclarar que un médico debe certificar la imposibilidad de seguir adelante con el embarazo para poder solicitar su interrupción.

Cuando el embarazo es el resultado de un acceso sexual sin consentimiento

Cuando el embarazo es producto de un acto sexual, incesto, inseminación artificial o transferencia de óvulo fecundado no consentido. Para cualquiera de los casos, el único requisito es una denuncia penal que soporte la petición.

Para hacer valer el derecho de aborto en cualquiera de los tres casos, la Corte Constitucional ha establecido unos requisitos específicos que la mujer interesada en solicitarlo debe conocer.

Sin embargo, la jurisprudencia ha recalcado que ni los jueces, ni las instituciones de salud, pueden pedir papeles adicionales a los establecidos por la ley.